¿COMO EMPEZAR?

La conservación de la flora y la fauna es una necesidad urgente que se plantean todos los gobiernos, comprometiendo altísimos presupuestos que generalmente no satisfacen los objetivos, o no brindan transparencia por parte de sus autoridades gestoras; o con criterios erróneos al reforestar con exóticas especies que no restituyen las condiciones naturales alteradas; tareas llevadas a cabo ante la falta de conocimientos o asesoramiento idóneo para asegurar su eficacia.





Por ello, y con la capacitación necesaria, se podrá impulsar y solicitar a los municipios la necesidad de incorporar en plazas y paseos públicos la flora típica de cada región, con plantas y arbustos, muchos de ellos de extraordinaria belleza y de fundamental importancia para el ecosistema (plantas alimenticias para insectos fitófagos, de insectos para aves insectívoras, etc.); ésta es la única posibilidad para la restauración del hábitat, permitiendo que diversas especies de mariposas y aves (entre otros representantes de nuestra fauna que han sido irracionalmente expulsados por la introducción comercial de una flora extraña y el uso incontrolado de pesticidas) vuelvan a convivir con nosotros; su cuidado estará a cargo de la
propia naturaleza, que brinda el clima, suelo y control biológico apropiados y necesarios, sin la necesidad de recurrir a "viveros especializados" que venden y renuevan continuamente sus plantas exóticas en los lugares públicos. El dinero ahorrado, permitirá a los municipios crear sus propios jardines de cultivo, los que junto a sus plazas, serán sitios de visitas didácticas para nuestros jóvenes estudiantes, en contacto directo con la naturaleza.

*